Show simple item record

dc.date.accessioned2020-06-24T23:13:52Z
dc.date.available2020-06-24T23:13:52Z
dc.date.issued2020-06-22
dc.identifier.govdocOPS/IMS/CDE/COVID-19/20-0033
dc.identifier.urihttps://iris.paho.org/handle/10665.2/52379
dc.description.abstractUn estudio reciente informó que la ivermectina se utilizó con éxito in vitro para el tratamiento del SARS-CoV-2 en células infectadas experimentalmente, y dos prepublicaciones sobre estudios clínicos observacionales informaron la aparente utilidad de la ivermectina para tratar pacientes con COVID-19 que requirieron ventilación mecánica. Sin embargo, ninguno de estos estudios fue revisado por pares ni publicado formalmente, y uno de ellos fue retirado posteriormente. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) compiló una base de datos de evidencia de posibles terapias para la COVID-19, para la cual se realizó una revisión rápida de todos los estudios humanos in vitro (laboratorio) e in vivo (clínicos) de COVID-19 publicados de enero a mayo del 2020. Esta revisión concluyó que los estudios sobre ivermectina presentan un riesgo elevado de sesgo, muy poca certeza de la evidencia y que la evidencia existente es insuficiente para llegar a una conclusión sobre sus beneficios y sus daños. Aunque la eficacia de la ivermectina se está evaluando actualmente en varios estudios clínicos aleatorizados, la Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó la ivermectina del estudio que copatrocina, “Solidaridad” (5), un ensayo para encontrar un tratamiento eficaz para la COVID-19. La declaración del Comité de Expertos de Mectizan® (ivermectina) sobre la eficacia potencial de la ivermectina para la COVID-19 (6) enfatizó que los resultados de la eficacia de la ivermectina para reducir la carga viral en cultivos de laboratorio, a niveles de dosificación muy superiores a los aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos de América (FDA) para el tratamiento de enfermedades parasitarias en humanos, no son suficientes para indicar que la ivermectina será beneficiosa desde el punto de vista clínico para reducir la carga viral en pacientes con COVID-19. Chaccour y col. advierten que no es conveniente utilizar los resultados in vitro como algo más que un indicador cualitativo de la posible eficacia y hacen hincapié en que “es necesario asegurar la diligencia debida y un análisis regulatorio antes de probar la ivermectina en la COVID-19”...en_US
dc.language.isoesen_US
dc.publisherOPSen_US
dc.rightsAttribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 IGO*
dc.rights.urihttp://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/3.0/igo/*
dc.subjectIvermectinaen_US
dc.subjectCOVID-19en_US
dc.subjectCoronavirusen_US
dc.subjectTécnicas In Vitroen_US
dc.titleRecomendación sobre el uso de ivermectina para el tratamiento de la COVID-19, 22 de junio del 2020en_US
dc.typeProcedures, manuals, guidelinesen_US
dc.typeTechnical reportsen_US
dc.rights.holderPan American Health Organizationen_US
dc.contributor.corporatenameOrganización Panamericana de la Saluden_US
paho.isfeatured0en_US
paho.publisher.countryUnited Statesen_US
paho.publisher.cityWashington, D.C.en_US
paho.source.centercodeUS1.1en_US
paho.relation.languageVersion10665.2/52372en_US
paho.contributor.departmentCommunicable Diseases and Environmental Determinants of Health (CDE)en_US
paho.iswhotranslationNoen_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record

Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 IGO
This notice should be preserved along with the article's original URL.Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 IGO