Show simple item record

dc.date.accessioned2016
dc.date.available2016
dc.date.issued2016
dc.identifier.isbn978-92-75-31886-7
dc.identifier.urihttps://iris.paho.org/handle/10665.2/28380
dc.description.abstract[Prólogo]. El tabaco es el único producto legal que mata hasta la mitad de sus consumidores cuando se utiliza en la forma indicada por los fabricantes. A nivel mundial, causa la muerte de una persona cada seis segundos. El consumo de tabaco es un factor de riesgo para seis de las ocho causas principales de muerte en el mundo entero, así como para las cuatro enfermedades no trasmisibles más prevalentes: las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes. Los esfuerzos realizados a nivel mundial para el control del tabaco están sentando las pautas para la labor dirigida a reducir la carga de los factores de riesgo de las enfermedades no trasmisibles, y muchas de las intervenciones en el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Control del Tabaco (CMCT) pueden usarse para reducir otros factores de riesgo como el consumo de alimentos ultraprocesados, bebidas azucaradas y alcohol. La necesidad de una plena aplicación del CMCT ha sido documentada en varias declaraciones internacionales, desde la Declaración Política de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Prevención y el Control de las Enfermedades No Trasmisibles en el 2011 hasta la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, recientemente aprobados. En los 10 años desde que entró en vigor el CMCT, la Región de las Américas ha avanzado considerablemente en la implementación de políticas de control del tabaco. Aproximadamente la mitad de la población de la Región está protegida por medidas como los ambientes libres de humo de tabaco (49% de la población) y advertencias sanitarias gráficas en los productos de tabaco (58%). Sin embargo, otras medidas importantes, y específicamente la prohibición de la publicidad, promoción y patrocinio del tabaco, abarcan a menos de una cuarta parte de la población. Más aun, solo un país ha alcanzado el nivel recomendado por la OMS con respecto a los impuestos al tabaco. Si bien 30 de los 35 países de la Región son Partes en el CMCT, solo seis países han aplicado al menos cuatro de las medidas principales del CMCT al nivel más alto según lo definido por la OMS. Es motivo de gran preocupación que 11 Estados Partes no hayan aplicado aún ninguna de esas medidas. Los países que han aplicado medidas amplias de control de tabaco han mostrado importantes disminuciones de la prevalencia del consumo de tabaco en su población. Esto apoya la idea de que los Estados Partes deberían avanzar progresivamente hacia la aplicación plena de los mandatos del CMCT y sus guías a fin de alcanzar una reducción significativa del consumo de tabaco y, a su vez, beneficiarse de la mejora de la salud de la población. La meta inmediata y urgente es, por lo tanto, proteger a todas las poblaciones de la epidemia de las enfermedades relacionadas con el tabaco mediante la aplicación plena del CMCT.es_ES
dc.language.isoeses_ES
dc.publisherOPSes_ES
dc.subjectConsumo de Productos Derivados del Tabacoes_ES
dc.subjectPolíticas Públicas de Saludes_ES
dc.subjectConsumo de Productos Derivados del Tabacoes_ES
dc.subjectAméricases_ES
dc.titleInforme sobre el Control del Tabaco en la Región de las Américas. A 10 años del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabacoes_ES
dc.typePublicationsen_US
dc.rights.holderPan American Health Organizationen_US
dc.contributor.corporatenameOrganización Panamericana de la Saludes_ES
paho.publisher.countryUnited Stateses_ES
paho.publisher.cityWashington, D.Ces_ES
paho.source.centercodeUS1.1es_ES
paho.subjectCat 2. Noncommunicable Diseases and Risk Factorsen_US


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record